La otra bolsa del empaque: el lado B de un trabajo fantasma ante el sistema

“Defensa de empaquetadores“, ha ganado aproximadamente 40 demandas de remuneración para trabajadores despedidos hasta por 13 millones, argumentando que los supermercados ignoran la relación laboral, y el Código del Trabajo.




Se trata de jóvenes, en su mayoría universitarios, protagonistas del último paso cada vez que se realiza una compra en el supermercado. La empresa delega al cliente pagar el trabajo del empaquetador cuando deja una propina. Esto es una infracción al Código del Trabajo según la organización “Defensa de Empaquetadores”, que desde 2010 viene ganando demandas de hasta 13 millones de pesos, en favor de empaquetadores despedidos.

Son dos hermanos ex empaquetadores, y actualmente ejercen su carrera de derecho. En 2010 fueron despedidos del supermercado Santa Isabel de Tobalaba, por cuestionar el pago que debían efectuar cada turno. Fue entonces que Neftalí Lorca y su hermano dieron inicio a esta organización que hasta hoy han ganado aproximadamente 40 demandas a supermercados por no compensación a empaquetadores.

Esta compensación económica, corresponde a la indemnización por años de servicio que cualquier trabajador en Chile recibe. Ahora, ¿Por qué un empaque no debiera recibirla? ¿Es que no existe relación laboral entre el empaque y el supermercado? ¿Debiera existir un contrato?

“Contrato individual de trabajo es una convención por la cual el empleador y el trabajador se obligan recíprocamente, éste a prestar servicios personales bajo dependencia y subordinación del primero, y aquél a pagar por estos servicios una remuneración determinada.”

Además, “toda prestación de servicios en los términos señalados en el artículo anterior, hace presumir la existencia de un contrato de trabajo.”

El mismo Neftalí Lorca explica estos artículos, y señaló que el contrato de trabajo es consensuado, es decir, consta de un acuerdo de dos partes (empleador-empleado) sea o no plasmado en un papel. Esto implica los derechos mínimos de todo trabajador incluso subcontratado en Chile, lo que contempla sueldo mínimo, cotizaciones, previsión social, entre otros. Además, la dependencia y subordinación entre el empaquetador y encargado o jefe de local, constituye una relación laboral lo que respalda aún más esta batería de derechos mínimos.

Existen empresas, agencias y fundaciones que reclutan para el trabajo a estudiantes universitarios en su mayoría, tales como “Unidos en Red”, “Sueños en Red”, “Everest” y antiguamente “Soeus”. Estas tienen un uniforme distintivo, que el trabajador debe comprar, por determinados valores, que van desde los 5 mil hasta, en los casos más extremos, 18 mil pesos. Los valores del turno también varían, desde los 300 hasta los 1000 pesos.

Ley de empaques. ¿Necesaria?




ARTÍCULO COMPLETO AQUÍ

ARTÍCULO ORIGINAL DE: http://www.lacoyuntura.cl/

Deja un comentario